martes, 18 de junio de 2013

MILAGRO EN UNA ESQUINA PARA UN LECTOR INCIERTO, de Paco Moral




MILAGRO EN UNA ESQUINA PARA UN LECTOR INCIERTO

Eres hombre o mujer, joven o viejo, y tienes
grietas sobre tu cuerpo ajado en cien batallas,
o eres quizás tan suave que resbala
la seda por tu piel como lo hacen
los rayos de la luna al reflejarse
y repetir su luz sobre el Mediterráneo.

Estarás en la casa de tus padres,
en una habitación que le has robado al sueño,
o desnuda, tumbada de costado
junto al mendaz amante que te finge
después de acariciarte, repitiendo que te ama
aún como te amaba aquella tarde oscura.

Hay tanto que decir
en un andén del metro con tu libro apretado
contra el pecho tan joven, tan falto de derrotas,
o en el banco de un parque huérfano de noviazgos,
o en un vagón de tren camino de la nada.

Puede que sea pronto,
que pases esta página dentro de algunos meses,
o bien que hayas entrado en una biblioteca
salvada de un naufragio
y hayas cogido tú al azar el libro
que yo escribiera hace doscientos años.

Son tantos los azares, tantas las coincidencias
que te han hecho llegar hasta aquí para verme,
para que nos topemos al doblar esa esquina
en la que se han citado mis palabras
con tus ojos cansados a esta hora imposible.

Nos vemos, clandestinos, 
y apenas coincidimos el lapso que has tardado
en leer el poema y pasar a otro asunto
sin presentir que yo te buscaba esta noche
sabiendo que un día habríamos de amarnos
como cómplices ciegos,
como los que se encuentran
para desencontrarse un minuto más tarde.

Mi amor duró algo más de treinta versos
y al tuyo lo mataron las urgencias.

PACO MORAL, "Frutas y banderas", Ed. Vitruvio, 2013 



Paco Moral (Madrid, 1961) trabaja en la Editorial Santillana como Técnico en Artes Gráficas, siguiendo una larga tradición familiar. Colaborador de la revista Onzevaras en el año 1981, publica varios artículos bajo el seudónimo de “Paco Loba”. En 1989 publica el libro de poemas Suave viene la noche, en la Colección Abraxas del Ayuntamiento de Madrid. En 2008 publica su segundo poemario, "Libro de las cartas", en Ediciones Vitruvio, al que siguen "Cuando la noche calló sobre Lisboa" (Editorial Celesta, 2012), y el recién publicado "Frutas y banderas" (Ediciones Vitruvio 2013). Ha sido finalista con algunas de sus obras en diversos premios de poesía, como el Alonso de Ercilla (2008), Ciudad de Badajoz (2007, 2009, 2010 y 2011) y el premio Jaén (2008 y 2010).

Fragmentos de su obra han sido publicados en algunas de las más importantes revistas literarias, tanto en edición papel (Malvís, La Poesía, señor hidalgo, Poeta de cabra, Álora la bien cercada) como en formato digital (La dama duende, Marabilia…).



12 comentarios:

  1. PACO,SOBERBIO GENIAL
    MIRA YO ANDO A VER SI APRENDO
    Y CADA DÍA ME SORPRENDO
    DE QUE ADELANTO HACIA ATRÁS.

    PERO ADMIRO A LOS QUE DAN
    LECCIONES DE TODO ESTO
    ESO ES LO QUE USTED HA HECHO
    UNA LECCIÓN MAGISTRAL.
    A LOS QUE ESTÁN APRENDIENDO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, "Anónimo", creo que exageras, pero muchas gracias de todos modos! Un abrazo,

      Paco

      Eliminar
  2. por aquí pasó una incierta lectora
    con sus ojos muy cansados
    con sus infernales cicatrices

    a su manera, ella siempre se siente
    desde un banco de amores huérfano
    hasta un vagón con la nada por destino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, ananque, por visitar este blog de David y recalar en el poema.

      Eliminar
  3. +Yo digo lo mismo que anónimo,solo se que no se nada, un saludo

    ResponderEliminar
  4. Impresiona Paco, siempre. Un maravilloso poema, gracias por traerlo.
    Salud

    ResponderEliminar
  5. Qué maravilla de poema, me encanta las imágenes que suscita. Gracias Paco por el regalo. (gracias David por traerlo).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Luz, por disfrutarlo. Un beso grande!

      Eliminar
  6. Gracias a todos por pasar por el blog y por este precioso poema de Paco.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Me pareció un poema duro que narra tantos desencuentros que se producen sin que se puedan evitar.
    Precioso.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar